Planificación Fiscal

Residencia Estadounidense

Una vez que un individuo obtiene residencia en los Estados Unidos, queda sujeto al régimen fiscal de los EEUU. Desafortunadamente, dicho régimen es uno de los más agresivos del mundo. En los EEUU un individuo puede llegar a pagar 35% de sus ingresos generados en cualquier y todas partes del mundo. Además, al fallecer el individuo, su patrimonio queda sujeto a un impuesto de herencia que puede llegar a ser hasta un 35% del patrimonio del difunto.

Afortunadamente, hay estrategias legales que se pueden utilizar para evitar estos resultados. Es más, personas no-residentes tienen ciertas ventajas de las cuales no pueden gozar los residentes o ciudadanos de los EEUU.

Sin embargo, es importante que la planificación fiscal sea hecha con anticipación. En este campo, el tiempo es dinero. Mientras más se demore uno en hacer una planificación fiscal apropiada, menos avenidas le quedan disponible.

Con suficiente anticipación, existen estrategias que otorgan los siguientes beneficios:

  • Compra y venta de propiedades inmuebles en los EEUU sin pagar ningún impuesto sobre la ganancia
  • Compra y venta de acciones de empresas sin pagar ningún impuesto sobre la ganancia en los EEUU o de su país
  • Disminuir o eliminar el impuesto de herencia cobrado por el gobierno de los EEUU o de su país
  • Disminuir o eliminar el impuesto sobre ingresos cobrado por el gobierno de los EEUU o de su país

Cada caso es distinto y requiere una consultación específica con un abogado competente. Si desea información más precisa sobre su situación particular, por favor llámenos. En conclusión, con planificación apropiada, usted puede vivir en los EEUU sin pagar los altos impuestos que normalmente acompañan a este beneficio.

Corporaciones y Otras Figuras Jurídicas en los EEUU
Personas no-residentes en los EEUU que mantienen cuentas bancarias en los EEUU no necesitan mantener estas cuentas bajo una figura corporativa, ya que los ingresos producidos por esas inversiones no son sujetos a impuestos en los EEUU.

No obstante, todo otro tipo de inversión si implica tributación y riesgo. Por lo tanto se ha de planificar por medio de que figura legal se ha de desempeñar dichas inversiones.

En la Florida existen dos estructuras básicas que son deseables para el inversionista extranjero. Una es la “Florida Limited Liability Company” (LLC). La otra es la “Florida Business Corporation” (Inc., o Corp.).

Ambas le permiten a sus accionistas disfrutar del privilegio de responsabilidad limitada. Es decir, el inversionista no arriesga su capital personal, sino exclusivamente el de la empresa. No obstante, existe una gran diferencia entre la LLC y la Corp. en el ámbito fiscal.

Florida Limited Liability Company: LLC
En el caso de la LLC, cada uno de los dueños (además de la empresa) tendrá que hacer una declaración de rentas en los EEUU. La declaración de la empresa sería solamente informativa, mientras que la declaración de los dueños sería acompañada por una consecuencia fiscal. Básicamente, para propósitos fiscales, el LLC no es una entidad independiente de sus dueños. Las ganancias del LLC son atribuidas inmediatamente a sus dueños en partes proporcionales a sus participaciones en la empresa.

Florida Business Corporation: Corp. o Inc.
En el caso de una corporación regular (Inc., Corp., etc.), la corporación en si tiene que declarar Y pagar impuestos sobre sus ganancias. Pero los socios no tiene dicha responsabilidad hasta el momento que la empresa les pague un sueldo o dividendo. Básicamente, para propósitos fiscales, la corporación regular es un ser fiscal, independiente de sus dueños.

Ventajas/ Desventajas
La desventaja de la Corporación regular es que además de pagar impuestos como empresa, los accionistas también tienen que tributar sobre los dividendos -por lo tanto existe doble tributación. En LLC los accionistas tributan sobre la ganancia del LLC, pero LLC, en si, no tributa.

No obstante, con un poco de planificación, la Corporación también puede evitar esta doble tributación de varias maneras. Una de estas maneras es pagar sueldos a sus accionistas en vez de dividendos. Estos sueldos reducen la utilidad de la empresa, porque figuran como un gasto en la contabilidad de la empresa. Por lo tanto, los sueldos pueden dejar a la empresa con utilidades muy bajas y por lo tanto con una consecuencia fiscal insignificante. Solamente los accionistas que reciben dicho “sueldo” o “honorario” como Director, tendrán que tributar.

Esta figura tiene ciertas limitaciones. Por ejemplo, si la empresa se gana US$1,000,000 en un año, no es factible que dos directores que no trabajan activamente en la empresa, se paguen $500,000 cada uno por reunirse una vez cada dos meses. Estas limitaciones varían de caso en caso, y se rigen más por lo que sea “razonable” bajo las circunstancias.

“International Business Companies” en Paraísos Fiscales
Independientemente de que figura jurídica sea seleccionada en la Florida, casi siempre es deseable interponer una empresa “offshore” entre el inversionista o su empresa en el país de origen y la empresa de la Florida.

Por ejemplo, cuando la empresa se dedica a comercio internacional, la empresa “offshore” puede comprar los productos de la empresa del país de origen (por ejemplo Colombia) y los vende a la empresa Floridana. De esta forma, gran parte de la utilidad podrá permanecer libre de impuestos en la empresa “offshore”.

Aun más, es preferible que la empresa de la Florida sea poseída por una offshore por varias otras razones. Primero, siempre y cuando los accionistas de la empresa offshore sigan siendo extranjeros (con respecto a EEUU) estos pueden vender su empresa offshore (con su subsidiaria en la Florida y todos los bienes que esta ultima posea) sin consecuencia fiscal en los EEUU. Segundo, EEUU cobrará un impuesto de herencia (que puede llegar a 35%) sobre el valor de todos los bienes con valor superior a los US$60,000 (excluyendo cuentas bancarias) que un difunto no-residente deje en los EEUU. No obstante, si al fallecer el accionista, en vez de pasar título de propiedad en Miami (por ejemplo) lo que pasa a sus herederos es solamente las acciones en una empresa extranjera (offshore), que a su vez es dueña de la empresa Floridana que es dueña de la propiedad, no existe consecuencia fiscal en los EEUU, por que la propiedad de la Florida sigue bajo el nombre de la misma empresa en la Florida.

Empresas “offshore” ofrecen ciertos beneficios adicionales como privacidad. Normalmente, los registros corporativos en los Paraísos Fiscales no publican los nombres de los accionistas, ni de los directores de las empresas registradas en su país.

Cada Caso es Único
Por supuesto, casa caso tiene sus requisitos específicos. Por lo tanto es sumamente importante hablar en detalle con su abogado sobre los objetivos específicos del inversionista. Si su abogado no comprende sus objetivos, no le puede ayudar a obtenerlos.